Intenso color picota oscuro. Limpio y brillante. Abundante lágrima que tinta la copa.

Alta intensidad aromática con los aromas florales presentes desde el primer momento. La fruta y las notas balsámicas y especiadas del roble nuevo aparecen al agitar la copa. Delicados toques minerales. Un vino que gana en intensidad y elegancia.

Muy buena entrada con un recorrido suave, aterciopelado y muy cremoso. Taninos muy bien integrados y buena acidez. Final largo y muy persistente que nos deja recuerdos golosos y balsámicos. Un vino sin aristas, muy elegante. D.O. La Mancha. 14 %