Lo recogen las abejas de las yemas de algunos árboles para tener en su colmena un ambiente limpio y antiséptico y para proteger a sus larvas de infecciones. Los colmeneros lo recolectan para beneficio de su salud.