Esta fruta tiene una pulpa sabrosa, jugosa y refrescante, lo que dá al paté unos matices especiales.