Exquisitas judías blancas con perdiz roja de campo, sin aditivos ni conservantes. Otro de los platos estrella de la gastronomía manchega.