Se obtiene mediante un proceso de maduración 100% natural, sin conservantes ni aditivos químicos. Su sabor es dulce y muy agradable con toques a regaliz, caramelo o ciruela pasa. Además es fácil de digerir, no repite ni deja mal aliento.